lunes, 14 de marzo de 2011

Monumento Natural de Monte Santiago (+ natural y - monumento.....)

Monte Santiago - Camino de la casa del parque
Llevo toda la semana sin subir una foto al blog, pero he estado haciendo cosillas.
Acabé el otro día con una fotuca de la cascada de Peñaladros, en Cozuela, y os contaba cómo encontré este espacio natural de Monte Santiago, invadido por los turistas.
Lo cierto es que el lugar está urbanizado, si si, como lo oyes. Desde la carretera general, existe una barrera, una caseta de guarda del parque (que te avisa de que no le dejes la cesta con emparedados al oso Yogui) y después hay una serie de carreteras, con un piso muy bueno, limpio, despejado, con cartelitos que te señalan los lugares donde puedes aparcar, el número de coches que caben en cada parking, y más adelante encuentras mesas y bancos para preparar tu picnic, la casita del parque con su - cómo no - centro de interpretación, paneles informativos por todas partes, con bonitas infografías que te explican los procesos de formación de ese paisaje kárstico, una restaurada "lobera" que supuestamente algún día sirvió a los pastores para acorralar y posteriormente asesinar a los pobres lobos, todo decorado con unas "bonitas" figuras de cartón piedra tamaño xxl.
Supongo que debido a la nieve presente en los caminos, el acceso en coche estaba cerrado desde la carretera general. Asi que tuvimos que subir andando unos tres kilómetros hasta llegar a la casa del parque. Desde allí, abandonamos al 98% de los visitantes al parque y tomamos el camino de la izquierda, hacia el Mirador de Rubén, para hacer una pequeña ruta circular de unos 6 kilómetros que nos ocuparía toda la mañana.
En este camino, con ligera pendiente, paseamos con un sol radiante, rodeados de hayas y en agradable silencio, sólo interrumpido por nuestras pisadas sobre la nieve.

Monte Santiago - Camino del Mirador de Rubén

Llegamos al Mirador de Rubén, y desde el balcón contemplamos las maravillosas vistas del valle de Délica, con Amurrio como pueblo principal al fondo del valle.
Desde aquí, por un camino que bordea el cortado precipicio, descendimos brevemente camino del balcón del Mirador del Salto del Nervión. En este terreno las hayas tienen formas caprichosas, con retorcidos troncos y ramas, y en el suelo se adivinan formaciones de lapiaces cubiertas de verde musgo.

Al llegar a la cascada del Nervión nuestra actividad de senderismo pasó a convertirse en una misión de escape, alejándonos rápidamente de aquel lugar infestado de "amantes de la naturaleza" que acuden a visitar el "monumento".

El lugar es precioso y merece una visita, pero el monte urbanizado tiene un problema: queda al alcance de gente que debería ver ciertos sitios en los documentales de la dos, con su cervecita y su docena de pasteles junto al sofá. Muchos lo agradeceríamos.

Monte Santiago - Cañón del nacimiento del río Nervión

Pero bueno, es cuestión de adentrarse aún más en el bosque o la montaña. Afortunadamente, en el entorno de Cantabria existen aún multitud de pequeños paraísos a los que no se puede llegar en autobús o en coche, y que no tienen cerca un "merendero", o un "centro de interpretación" donde dejar los desperdicios de las comidas campestres, ni guardas jurados (que no forestales) que te digan lo que puedes hacer.

Pondría alguna foto de la cascada, pero lo que cacé no fue bueno, no daba la talla, así que lo devolveré al río, como los peces chicos.

2 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Pedro, totalmente de acuerdo contigo. Hasta cuando hace un día de perros hay gente por allí, parece que no tuvieran casa, jajaja.
Cuando alargan un poco los días me suelo ir una tarde de entre semana, ya que no me pilla nada lejos (40 minutos) y entoces estamos solos, La Mi Dueña, el Monte Santiago y yo.
Bonitas fotos como siempre.

Un abrazo

ANRAFERA dijo...

Capturas con muy buena luz, tonalidades y...la última es espectacular. Saludos.
Ramón

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails