domingo, 12 de septiembre de 2010

Palacio de los Deportes - Santander - Cantabria

Palacio de los Deportes - Santander - Cantabria
No se si os lo había contado ya, pero mi querido angular Tokina 12-24mm está semi-averiado. Resulta que si abro el encuadre por debajo de los 16mm me sale un error y no puedo hacer la foto. Este error por lo visto es bastante común en este objetivo y no tengo intención de repararle porque la broma te sale por casi 200 euros. Al final leyendo en el foro de canonistas he descubierto que puedo utilizarlo en su máximo ángulo en modo automático (P). Si quiero usar modos manuales o semiautomáticos no puedo bajar de 16, asi que bueno, algo es algo.

Asi que, con la proximidad de mi cumpleaños y aprovechando esta falta de ángulo de visión, mi querida esposa me ha regalado un juguete para que no vuelva a quejarme de esa carencia en mi equipo. (gracias Bego, eres un cielo).
Ya tengo en mis manos un ojo de pez Falcon 8mm f3,5. Este objetivo, totalmente manual, me pareció el mejor del mercado para un presupuesto ajustado, y ganando en las comparativas al famoso Peleng. De fabricación coreana, se distribuye con multitud de marcas (Samyang, Falcon, Vivitar, Bowen, etc.) pero en todos los casos es el mismo equipo. Con mi Canon EOS 50D y su factor de multiplicación de 1,6x, el ángulo de visión de este objetivo es de unos 168º, y lo mejor es que, además de una nitidez impresionante, las fotos que obtengo no tienen los molestos bordes circulares, ni el viñeteo exagerado, ni falta de nitidez en los bordes, y la deformación producida es menor que otros fisheye.
Y además, a pesar de ser manual, con mi Canon puedo utilizar el fotómetro, de tal modo que eligiendo con los anillos el diafragma y la profundidad de campo (f8 y 1m en casi todos los casos) puedo medir la luz y elegir la velocidad en modos semiautomáticos.
Necesitaré un tiempo para adaptarme a este nuevo modo de ver el mundo, y está claro que no puedo abusar de su uso, porque no vale para cualquier situación, es un objetivo muy especial, pero creo que puede ser el más creativo de los que he tenido hasta ahora.
Me lo voy a llevar a Roma, y espero con él poder captar los interiores de las iglesias con todo detalle. Si encima me dejan montar trípode, bufffff.. lo que puedo traer para casa.......

Bueno, lo dicho, que a partir de ahora es posible que veáis en mi página horizontes curvados, objetos retorcidos y puntos de vista imposibles.

Si conoceis el pabellón, ese que llaman la ballena, conoceréis su entrada. Asi es como la veo con el Falcon 8mm desde una distancia de un metro.
Pabellón deportivo de Santander
Copyright © 2010 Pedro Ferrer. All Rights Reserved. Todos los derechos reservados.

2 comentarios:

Víctor Gatóo. dijo...

Preciosas tomas, en particular la primera.
Ya tienes un nuevo juguetito para enredar por Roma.

Un saludo.

Noemi dijo...

Buenas!
Tienes unas fotos espectaculares, de verdad... aqui tienes una seguidora mas...
Besos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails