lunes, 27 de junio de 2011

El Peñuco y las circumpolares. Si ven esto los druidas se caen de espaldas

El Peñuco y las circumpolares. Si ven esto los druidas se caen de espaldas
El misterioso menhir llamado "El Peñuco" en Mataporquera, Cantabria, aún nos sirvió como motivo para otra modalidad de la fotografía nocturna del cielo estrellado; las startrails que dicen los guiris.

Gracias a las indicaciones de Jose Miguel Martinez Pereda, que ya tiene experiencia en esta llamativa técnica, pudimos ejecutar con éxito esta fotografía.

Lo primero es orientarse en el cielo. Para localizar Polaris, la estrella Polar que indica el Norte celeste, hay diversos métodos, entre ellos contar cinco veces la distancia entre las dos estrellas que forman el extremo de la Osa Mayor, pero estos días tengo en mis manos un juguete que permite una localización mucho más sofisticada (y potente). Mi nuevo teléfono con Android cuenta con varias aplicaciones de mapas estelares, los cuales te permiten, mediante el uso del gps y la brújula, indicarte la orientación exacta de cualquier cuerpo celeste en el lugar donde te encuentres. Si lo ves en directo te quedarás con la boca abierta.

Hoy vamos a plasmar en una sola fotografía el movimiento de la cúpula celeste durante la noche que por su baja velocidad relativa no es apreciable a simple vista, y para ello Polaris representa el "eje" alrededor del cual "giran" todas las estrellas. Nótese el entrecomillado, ya que en realidad quien está girando es la Tierra en su movimiento de rotación. De ese modo, al hacer exposiciones prolongadas las estrellas dejan trazas luminosas, más largas cuanto mayor sea el tiempo de exposición.

Una vez localizada Polaris, colocamos nuestro trípode y componemos con el menhir en primer plano. Parece fácil, pero ten en cuenta que estamos completamente a oscuras, son las dos de la madrugada y no hay Luna.

Enfocamos (en manual) iluminando el menhir con una linterna. Aún tengo pendiente hacer una marca de la hiperfocal en mi tokina.

Programamos el disparador remoto de los chinos (por fin aprendí a usarlo) con una secuencia de 5 fotografías con tiempo de exposición 5 minutos cada una, diafragma f4, ISO400 y distancia focal 12mm.

Si hubiera hecho una larga exposición de 25 minutos, el resultado sería el mismo en términos de longitud de las trazas de estrellas, pero el ruido sería mucho mayor por el calentamiento del sensor principalmente.

Veinticinco minutos más tarde recogemos la cosecha, y en casa toca obrar la magia.

Un sencillo programa, Startrails, cortesía de un generoso alemán llamado Achim Schaller, permite unir las tomas obtenidas en una sola. Hay otros métodos para hacer la mezcla, pero este es extremadamente sencillo y rápido.

Un poquito de photoshop y tenemos nuestra imagen lista. Lástima de la contaminación lumínica de un pueblo cercano en la derecha del horizonte, y ahora veo un ligero halo en la cúspide del menhir, fruto de un exceso de contraste en el procesado. Además, vista al 100% se aprecian unas pequeñas interrupciones en las trazas (gracias a los 4 segundos de espera entre cada uno de los cinco disparos).

Pero el resultado final, con ese aspecto noche/dia y las estrellas girando creo que son un buen comienzo. Para ser mi primera circumpolar estoy satisfecho.

Copyright © 2011 Pedro Ferrer. All Rights Reserved. Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

Chapa dijo...

Belíssima!

Merce dijo...

Hola Pedro!!!

Sin tu permiso me he llevado estas dos últimas entradas al muro de Facebook de nuestra Asociación Fotográfica "O Potiños" :)

Bicos!!!

José Miguel M.P. dijo...

Una foto espectacular Pedro, felicidades.

MAR SOLANA dijo...

No sé, lo mismo fui Druida en otra vida, pero ¡me he caído de culo! :D

Preciosa foto, Pedro, ¡enhorabuena!

Un abrazo cántabro ;)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails